Cirugía de lipomas y quites sebáceos


Los lipomas y quistes sebáceos son unos crecimientos que, en ocasiones, pueden aparecer en diversas partes del cuerpo. No se trata de un mero problema estético. Estos, los quistes sebáceos, pueden infectarse y producir dolor; por lo que la mejor forma de eliminarlos es extirparlos.

Estas dos condiciones suelen confundirse a la vista; sin embargo, están bien diferenciadas. Los lipomas son tumores benignos causados por alteraciones en el tejido graso, que hacen que aumente de volumen. Su crecimiento suele ser más lento y en la mayoría de las ocasiones no producen dolor. Lo habitual es que aparezcan en adultos de entre 40 y 60 años de edad. Los niños raramente presentan estos problemas. Suelen aparecer en la espalda, el cuello y los hombros, de donde pueden ser fácilmente retiradas, sin mayores complicaciones durante la intervención.

Los quistes sebáceos o quistes epidérmicos, por su parte, son un crecimiento anormal de la piel, con desechos o contenido cutáneo muerto, que es provocado por una infección en las glándulas sebáceas. Pueden aparecer en cualquier zona del cuerpo. Por lo general, suelen verse en las orejas, el cuero cabelludo, la cara o la espalda. Son más pequeños que los lipomas y suelen ser benignos.

¿Cuándo extirparlos?
Aunque se puede recomendar la extirpación de un lipoma o quiste sebáceo por razones estéticas; la indicación es más prioritaria cuando el paciente presenta síntomas, como dolor o crecimiento excesivo. En estas ocasiones, la cirugía está orientada a mejor la calidad de vida del paciente y reducir las posibilidades de que se conviertan en tumores malignos.

Los riesgos de este tipo de cirugía son mínimos y no siempre se presentan: dolor, inflamación y moratones. En casos contados pueden producirse bolsa de líquido en los tejidos y órganos cercanos o daño en nervios cercanos.

La mayor parte de los quistes sebáceos y lipomas pueden eliminarse medianre una sencilla operación, con anestesia local, salvo que se trate de un lipoma de gran tamaño, para lo que se utilizaría anestesia general. Se utilizan técnicas de cirugía plástica y reparadora, por lo que suele quedar una cicatriz casi imperceptible si se realiza de la forma adecuada.

Si la intervención es ambulatoria, puede durar entre 30 y 60 minutos, dependiendo del caso del paciente, quien regresa a casa el mismo día. Los puntos se retiran entre 7 y 10 días después de la intervención.

Poco tiempo después el paciente puede volver a llevar una vida normal. Y se deberá tener cuidado con la cicatrización de la herida, evitando la luz del sol.

Por Dr. Rubén Rivera - Cirugía General y Laparoscopia

Modificado por última vez elMartes, 18 Diciembre 2018 09:52

Redes Sociales

Facebook: @SaludChiriqui
Twitter: @SaludChiriqui
Instagram: @SaludChiriqui
Youtube: @SaludPanama

Formas de Pago

Síenta la confianza de nuestros métodos de pago seguros. Aceptamos sus tarjetas preferidas
VisaMastercard